agradable

pruebas prematrimoniales

Posted in ceremonias, géneros, matrimonio, violencia by jgtejeda on agosto 20, 2009

hodges01

Los koyukunos creen que el hombre que se case antes de haber matado a un ciervo, no tendrá hijos…. Según Estrabón, los karmanianos no eran considerados como núbiles hasta después de haber matado a un enemigo. El deseo de un guerrero galla es privar a su enemigo de sus partes genitales, siendo el preliminar necesario de un matrimonio la posesión de un trofeo de este género… Y entre los árabes del Alto Egipto, el hombre tiene que sufrir una flagelación administrada por los parientes de su esposa. Si quiere ser aceptado, tiene que soportar esta prueba, en ocasiones muy ruda, con una expresión de perfecto contentamiento. ______ En: Historia del matrimonio, de R. Westermarck, 1946. ________ sé que hoy está de moda la igualdad de los sexos en sus funciones, y hay muchas razones sensatas para ello, sobre todo el abuso que la estructura patriarcal ha ejercido sobre los derechos y la libertad de las mujeres. Pero yo en esto soy antiguo, y me gusta aquello de matar un ciervo, de demostrar que se la puede uno para proteger a una mujer, darle seguridad y sostener un hogar. No me encandila la simetría de los géneros, a menudo veo a esas mujeres que se realizan plenamente en el trabajo y llegan a la casa con la cabeza extraviada, al borde de un ataque de nervios, o a aquellos hombres con delantal de cocina a los que se les va poniendo cara de señora…. La tradición tiene mucho que enseñarnos, aunque no hay para qué recoger sus aspectos abusivos. _____________ dibujo de una cerámica griega mostrando a Heracles con la piel del león de Nemea, el trípode de Delfos y su maza

guerra entre los sexos

Posted in géneros, guerra sexual, psicología by jgtejeda on agosto 8, 2009

NH001

Anthony Storr, en La agresividad humana: ___________ La sexualidad masculina, debido a la necesidad primitiva de búsqueda y penetración, contiene un importante elemento de agresividad; un elemento que es reconocido por -y al que responde- la hembra, que cede y se somete…… Los hombres inseguros son frecuentemente menos dominantes y agresivos que sus semejantes más confiados. Las mujeres inseguras despliegan generalmente un grado de agresividad y de competitividad mayor que otras más seguras………. Es ampliamente reconocido el hecho de que las mujeres tienen mayor necesidad de seguridad que los hombres; esto es, necesidad de un hogar en el que puedan criar a sus hijos, confiadas en la certidumbre de que un hombre les abastecerá y cuidará de ellos. Los hombres tienden a sentirse limitados por la misma situación, atrapados y utilizados por la hembra para sus propios propósitos; y, naturalmente, esta diferencia explica en gran parte la guerra entre los sexos. _________ Desmiente este sensato texto la pretensión de “igualar” a mujeres y hombres que aparece en nuestras legislaciones modernas (las cuales trabajan para anular la agresividad de los hombres). Nos señala Storr que las energías de ambos géneros son de tipo diverso. Mientras la agresividad afirma al macho, es señal de debilidad en la hembra, y parece ser verdad que las mujeres malhumoradas y siempre furiosas lo que suelen lograr con su conducta es exhibirse ante los posibles galanes como no elegibles, evitando así el pánico que una entrega amorosa les causa. Viceversa, los hombres con debilidades en su ego masculino, se muestran muchas veces pasivos y temerosos, frustrando el encuentro sexual con las mujeres más apetecibles a las que, deseándolas, les temen. Una vez armada la pareja (como sea que haya resultado), típicamente la mujer se siente muy identificada con el hogar, en cambio muchos hombres, por bien que estén allí,  sueñan con escaparse, se distraen, se atrasan….. La guerra entre los sexos se nutre de estas energías diferentes, que aunque se necesitan y se buscan una a otra, tienen objetivos específicos. _____ el desprestigio de la agresividad no es saludable, muchos hombres necesitan por naturaleza patear algo de vez en cuando, los hay que se contentan con un balón de fútbol, pero el entusiasmo masculino se suele encender cuando la propia agresividad penetra en algo difícil o peligroso. O sea que se identifica hoy agresividad con abuso, que sería una violencia ejercida en contra de alguien más débil, y no es eso lo que por lo general satisface a un varón sino precisamente lo contrario, ganarle a un adversario más fuerte. Quizá es la vida demasiado establecida y protegida lo que entraba el libre flujo de las energías naturales. _________________ ilustración de Namio Harukawa.

poligamia, poliandria

Posted in autores, sexólogos by jgtejeda on julio 7, 2009

cranachw

Vigoroso texto del prof. Auguste Forel, suizo, escrito (hace un siglo) en 1905: Spencer cree que el porvenir pertenece a la monogamia, mientras que Lubbock se inclina por la poligamia… Yo creo, por mi parte, que es oficioso hacer de profeta. Si la cultura mental triunfa algún día de la ignorancia, la barbarie y la necedad, y si verdaderamente continúa progresando, no creo que persista bajo su forma pristina ninguno de los antiguos sistemas de matrimonio. La monogamia primitiva, adaptada a una condición de bestia salvaje antisocial, es incompatible con las exigencias sociales que se imponen más y más a la humanidad. El matrimonio por compra y la poligamia islamista, que convierten a la mujer en mercancía y la someten enteramente a la dependencia del hombre, son prácticas bárbaras de pueblos semicivilizados que han caído ya en desuso. La poliandria es contraria a la naturaleza humana y a las necesidades de reproducción. Su implantación es siempre y por todas partes síntoma de decadencia. Nuestra monogamia religiosa actual, completada con la promiscuidad de la prostitución, es a la vez hipócrita y malsana. Mientras no se nos demuestre lo contrario, nosotros consideraremos como la forma de matrimonio más ventajosa para lo porvenir una especie de monogamia (eventualmente de poligamia) libre, acompañada de obligaciones relativas a la procreación de los hijos y a los hijos procreados. La poliandria sólo tendría derecho de existencia accesoriamente…. (Prof. Forel, La cuestión sexual, Ed. Bailly-Bailliere, Madrid, 1914) ___________ es como si el modernísimo doctor Forel hubiese adivinado el futuro hace cien años, él anuncia lo que ocurre hoy con nuestros matrimonios relativizados por prácticas poligámicas y poliándricas. Basta hablar con el Rumpy. De todos modos, la poliandria, es decir el derecho de una mujer a tener diversos hombres, lo ve él como algo más esporádico y eventualmente inadecuado.______________Grabado de Cranach: hombre salvaje