agradable

el volterrazo

Posted in arte, censura, cuerpo, desnudo, genitales, religión by jgtejeda on agosto 14, 2009

Michel

___________ Mucho antes del Concilio de Trento se elevaron protestas violentas contras los desnudos de El Juicio Final de Miguel Ángel. La obra fue acabada en 1541. Cuatro años después, nada menos que el propio Piero Aretino, uno de los escritores más lascivos del siglo XVI, dirigió a Miguel Angel su conocida carta acusatoria e injuriosa. Furioso porque el maestro no le había enviado unos dibujos que ambicionaba, Aretino censuró a Miguel Ángel por haber pintado “cosas de las cuales uno apartaría los ojos incluso en un burdel” y juzgó el proyecto “más apto para una deliciosa sala de baños que para la capilla más noble de la Tierra”… y finalmente en 1555, diez años después de que Aretino publicara la acusación, el papa Pablo IV mandó a Daniele da Volterra, discípulo de Miguel Ángel, que vistiera las figuras ofensivas. (R. y M. Wittkower, Nacidos bajo el signo de Saturno) __________ en este caso le encuentro razón al papa. Si la Iglesia se afana día y noche en luchar en contra del erotismo… ¿por qué razón habrían los papas de decorar su capilla con desnudos de estilo pagano, enseñando las partes en una exhibición infinita de mamas, genitales, muslos, culos y rostros apasionados? Es una cuestión de coherencia. Yo papa llamo a Volterra a tapar de inmediato aquellas partes, y eso que se dejó aún mucho al aire. O se está con el sexo, o se está en contra. Basta de términos medios….. A Volterra se le conoció desde entonces como “il Braghettone”, y pasó a la posteridad como encargado de cubrir con paños los genitales que había pintado su maestro.  ____________pinturas de El Juicio Final, de Miguel Angel, Capilla Sixtina.

Anuncios

el cuerpo florece y se degrada

Posted in 1, cuerpo, mitología, muerte, religión by jgtejeda on agosto 14, 2009

%C3%89douard-Henri_Avril_%2826%29

Jean-Pierre Vernant ________ …el cuerpo madura y alcanza su plétora en la plenitud de la vida, después, llegada la vejez, se altera, debilita, afea y degrada antes de hundirse para siempre en la noche de la muerte…. Todos los días, en todo momento, esta muerte está allí, agazapada en la vida misma como el rostro oculto de una condición de existencia donde se encuentran asociados, en una mezcla inseparable, los dos polos opuestos de lo posityivo y lo negativo, del ser y su privación……    Así, pues, para los griegos arcaicos la desgracia de los hombres no proviene del hecho de que el alma, divina e inmortal, se encuentre dentro de ellos aprisionada en el recinto de un cuerpo material y perecedero, sino de que su cuerpo no es plenamente uno, no posee, de manera plena y definitiva, ese conjunto de poderes, cualidades y virtudes activas que confieren a la existencia de un ser singular la consistencia, el esplendor, la perennidad de una vida en estado puro, totalmente viva, una vida imperecedera, por cuanto exenta de todo germen de corrupción, aislada de lo que podría, desde dentro y desde fuera, oscurecerla, marchitarla y aniquilarla. ____________ siendo así las cosas ¿cómo se comporta el cuerpo de unos dioses inmortales? La mitología clásica construye unos dioses teñidos de humanidad, es decir dioses con deseos para sí mismos, distintos del Dios hebreo y cristiano, que sólo parece tener deseos para nosotros lo mortales, es decir misiones que se nos asignan. Las divinidades de Grecia o Roma se enamoran, desean a otros seres, despliegan -o no- actividades eróticas con ellos, se encolerizan, pelean, se odian, se perdonan. Pero el deseo implica al cuerpo, y el cuerpo es esencialmente orgánico, es decir que lleva en sí la marca de la muerte, jamás se está quieto en su constitución, el cuerpo es una suma de variantes que finalmente desemboca en esa negra noche de los muertos. Los dioses buscan el placer, y eso es porque no viven en una eterna felicidad, sino más bien en el Olimpo, que es como una First Class. Y además, no deben soportar el continuo murmullo del cuerpo cambiante, de la muerte como carga identitaria. ____________ilustración de Édouard-Henri Avril

Tagged with: , ,

dolores intestinales

Posted in autores, cuerpo, medicalización, religión by jgtejeda on julio 27, 2009

behamh2

El cuerpo es el abominable vestido del alma, dicen que dijo en el siglo 6 el papa (y santo) Gregorio Magno (no he encontrado aún el texto original). En sus cartas se queja además de su salud, siempre endeble. Le escribe al obispo Leandro de Sevilla: Desde hace ya muchos años me veo atormentado por frecuentes dolores intestinales. A todas horas y en todo momento vivo afligido a causa de mi endeble estómago, y una fiebre tenue, pero continua, me tiene debilitado. _________ aquí caben dos lecturas por lo menos, la primera es que los cristianos odian al cuerpo, que es algo concreto, y lo ponen por debajo de aquello llamado alma, una entidad más difícil de objetivar. La segunda es que Gregorio no estaba muy convencido ni de ser papa ni de dedicarse tanto a los asuntos religiosos y el cuerpo le pasó durante años la cuenta de sus decisiones. Es decir que una parte de él se satisfacía en el oficio pastoral y la otra hubiera quizá preferido algo más corporal y con menos alma, pudiéndolo permitírselo ya que pertenecía a una rica familia romana. A veces la ideología puede servir para doblegar los deseos del cuerpo, a veces los deseos poco claros del cuerpo pueden servir para construir una ideología.______Adán y Eva, grabado de Beham

tomás de aquino: besos, abrazos y tocamientos

Posted in autores, continencia, pecado, religión by jgtejeda on julio 14, 2009
sprangerjupiterantiope

.

Teología y filosofía unidas judicializando besos y caricias, siglo 13, planeta Tierra. En su Suma Teológica dice Tomás de Aquino, a la manera del fiscal del distrito y eso que no era especialmente rígido: Respondo: Consideramos que una cosa es pecado mortal desde un doble aspecto. En primer lugar, por su especie. Y así considerados, los besos, abrazos y tocamientos no son necesariamente pecado mortal, puesto que pueden darse sin sensualidad, bien sea por costumbre patria, por necesidad o por otra circunstancia o causa razonable____________En segundo lugar, decimos que una cosa es pecado mortal por razón de su causa: el que da limosna para inducir a herejía, peca mortalmente por la corrupción existente en la intención con que lo hace. Ahora bien: ya dijimos antes que no sólo el consentimiento en el acto de pecado mortal es pecado grave, sino también el consentimiento en el deleite del mismo. Por ello, dado que la fornicación es pecado mortal, y lo son mucho más las otras especies de lujuria, sigúese que no sólo el consentimiento en el acto, sino también el consentimiento en el deleite de tal pecado es pecado mortal. Por consiguiente, dado que los besos, abrazos, etc., tienen por fin el placer, sigúese que son pecado mortal. Sólo bajo este aspecto decimos que son libidinosos y, como tales, pecado grave. ____________A las objeciones: 1. El Apóstol no menciona los tres últimos actos porque no revisten gravedad de pecado sino en cuanto dicen relación con los anteriores. 2. Los besos y tocamientos, aunque no impiden directamente el bien de la prole, son fruto de la sensualidad, que es la raíz de la oposición a dicho bien. De ahí que sean pecado mortal. 3. De la objeción se deduce que esos actos no son pecado mortal por su misma naturaleza. __________Pintura de Bartholomeus Spranger, Júpiter y Antíope


monoteísmos

Posted in autores, religión by jgtejeda on julio 9, 2009

437px-Signorelli,_Luca_-_Resurrection_of_the_Flesh,_detail_lower_right_-_1499-1502

MICHEL ONFRAY_________ Los tres monoteísmos, a los que anima la misma pulsión de muerte genealógica, comparten idénticos desprecios: odio a la razón y a la inteligencia; odio a la libertad; odio a todos los libros a nombre de uno solo; odio a la vida; odio a la sexualidad, a las mujeres y al placer; odio a lo femenino; odio al cuerpo, a los deseos y pulsiones. En su lugar, el judaísmo, el cristianismo y el islam defienden la fe y la creencia, la obediencia y la sumisión, el gusto por la muerte y la pasión por el más allá, el ángel asexuado y la castidad, la virginidad y la fidelidad monogámica, la esposa y la madre, el alma y el espíritu. Eso es tanto como decir “crucifiquemos la vida y celebremos la nada”. (M. Onfray, Tratado de ateología)______________________ no tengo experiencias islámicas ni judaicas, pero sí católicas, y lo dicho en el texto corresponde fielmente a lo que viví en el colegio cuando era niño y mi mente luchaba por formarse. Muchas veces me sentí crucificado yo mismo, he hecho muchos dibujos de mí mismo en la cruz, lamento confesarlo, estaba yo allí agonizando con mi cuerpo de niño. Efectivamente la lógica interior de los curas, las misas, los mártires, los ángeles, los mandamientos, la confesión, la penitencia, las apariciones celestiales, el demonio, etc., era todo un desafío a la razón y a la inteligencia, una mitología que cuando yo tenía cinco años surgió ante mis ojos llena de brutalidades y personajes sangrantes e implacables. La libertad no ha sido jamás cosa que le guste a los cristianos. Basta ver el Índice de libros prohibidos para percatarse de que prefieren un solo libro, la Biblia, a todos los demás juntos. La vida (lo único que tenemos) es descrita como un tránsito pasajero sin importancia que es mejor dedicar a la abstinencia, el sacrificio personal y la penitencia. Y la guerra de los curas contra el sexo en todas sus formas, pretextando en cada caso argumentos oportunistas, ha sido una constante. Las mujeres, por cierto, siempre sospechosas y denigradas en la medida en que su cuerpo es el mal…. recuerdo unos versos violentísimos del cura Valente en contra de Brigitte Bardot que me gustaba tanto, y los deseos, considerados malos deseos, debían ser extirpados. Siguiendo a Spinoza, para quien el deseo es la esencia misma del hombre en cuanto somos de alguna manera aquello que deseamos y nos identificamos con nuestro proyecto vital, esta renuncia forzada a los deseos es renuncia a uno mismo, disolución de la propia identidad en las reglas muertas de los catecismos. La religión desconfía de los sujetos, creen los curas con firmeza que si dejamos a alguien suelto se convertirá en un demonio, por eso es preciso regular sus acciones, sus pensamientos, sus deseos, sus impulsos, anularlo, matarlo en vida. Las pulsiones constituyen, según el diccionario, aludiendo al psicoanálisis, la energía psíquica profunda que orienta el comportamiento hacia un fin y se descarga al conseguirlo. Efectivamente, la religión católica que yo he vivido descree de la energía psíquica profunda de las personas y hace todo lo posible para desorientarla e inhibirla. Toda esta manía persecutoria y prohibicionista de los curas se vuelca, una vez palidecido el sujeto culpable y despojado de su energía interior, en la obediencia a otros por idiotas que sean, porque no se obedece a un obispo por haberse ganado él su autoridad, sino por su rango. Ya hemos sabido por los medios qué son en realidad muchos de esos pastores de almas. Y son sometidos a las reglas que contrarían nuestra naturaleza humana (divorcio, sexo prematrimonial, virginidad, homosexualidades, aborto terapéutico, píldora del día después, etc.) no sólo los creyentes sino también los no creyentes, ya que la actitud pastoral obliga a convertir los pecados en delitos…. ___________________uf……  me impresiona cómo una y otra vez, ante los temas del sexo, aparece la religión en las reflexiones que voy haciendo en este blog. ________detalle de un fresco de Luca Signorelli “La resurrección de la carne”.

san pablo: la carne es muerte

Posted in autores, continencia, religión by jgtejeda on junio 20, 2009

durer

San Pablo a los Romanos 8. 1-13 ________ Efectivamente, los que viven según la carne (sarks), desean lo carnal; mas los que viven según el espíritu, lo espiritual (pneuma). Pues las tendencias de la carne son muerte (thanatos); mas las del espíritu, vida y paz, ya que las tendencias de la carne llevan al odio a Dios: no se someten a la ley de Dios, ni siquiera pueden; así, los que están en la carne, no pueden agradar a Dios. ……. Así que, hermanos míos, no somos deudores de la carne para vivir según la carne, pues, si vivís según la carne, moriréis. Pero si con el Espíritu hacéis morir las obras del cuerpo (soma), viviréis.

San Pablo es el primer gran teórico de la fealdad del sexo, de la malignidad del cuerpo humano. Porque vamos a morir somos ya muerte, el placer es dañino, la cópula una desgracia. La mala baba de este discurso es infinita, aunque se pregunta uno cómo ha podido tener tanto éxito, cambiando la percepción hedonista del cuerpo de la era clásica y manteniéndose vigente hasta nuestros días. Leo un tratadillo de un obispo británico que se esmera en demostrar que San Pablo entendía por cuerpo algo muy especial, el estilo es seco, pero trato de seguir al obispo. Sostiene que la tradición hebrea carece de un término similar a cuerpo como lo entendían los griegos (soma), y que en la Biblia Septuaginta la palabra griega soma (cuerpo) se usa para traducir once diferentes términos bíblicos hebreos, entre ellos hail (esclavos), taf (familias), nefes (personas), or (piel), gufah (cadáver), etc… Seguiré con el obispo, pero sin llegar a grandes  honduras noto que San Pablo está lleno de odio a la materia sensible __ dibujo: Alberto Durero, autorretrato