agradable

guerra entre los sexos

Posted in géneros, guerra sexual, psicología by jgtejeda on agosto 8, 2009

NH001

Anthony Storr, en La agresividad humana: ___________ La sexualidad masculina, debido a la necesidad primitiva de búsqueda y penetración, contiene un importante elemento de agresividad; un elemento que es reconocido por -y al que responde- la hembra, que cede y se somete…… Los hombres inseguros son frecuentemente menos dominantes y agresivos que sus semejantes más confiados. Las mujeres inseguras despliegan generalmente un grado de agresividad y de competitividad mayor que otras más seguras………. Es ampliamente reconocido el hecho de que las mujeres tienen mayor necesidad de seguridad que los hombres; esto es, necesidad de un hogar en el que puedan criar a sus hijos, confiadas en la certidumbre de que un hombre les abastecerá y cuidará de ellos. Los hombres tienden a sentirse limitados por la misma situación, atrapados y utilizados por la hembra para sus propios propósitos; y, naturalmente, esta diferencia explica en gran parte la guerra entre los sexos. _________ Desmiente este sensato texto la pretensión de “igualar” a mujeres y hombres que aparece en nuestras legislaciones modernas (las cuales trabajan para anular la agresividad de los hombres). Nos señala Storr que las energías de ambos géneros son de tipo diverso. Mientras la agresividad afirma al macho, es señal de debilidad en la hembra, y parece ser verdad que las mujeres malhumoradas y siempre furiosas lo que suelen lograr con su conducta es exhibirse ante los posibles galanes como no elegibles, evitando así el pánico que una entrega amorosa les causa. Viceversa, los hombres con debilidades en su ego masculino, se muestran muchas veces pasivos y temerosos, frustrando el encuentro sexual con las mujeres más apetecibles a las que, deseándolas, les temen. Una vez armada la pareja (como sea que haya resultado), típicamente la mujer se siente muy identificada con el hogar, en cambio muchos hombres, por bien que estén allí,  sueñan con escaparse, se distraen, se atrasan….. La guerra entre los sexos se nutre de estas energías diferentes, que aunque se necesitan y se buscan una a otra, tienen objetivos específicos. _____ el desprestigio de la agresividad no es saludable, muchos hombres necesitan por naturaleza patear algo de vez en cuando, los hay que se contentan con un balón de fútbol, pero el entusiasmo masculino se suele encender cuando la propia agresividad penetra en algo difícil o peligroso. O sea que se identifica hoy agresividad con abuso, que sería una violencia ejercida en contra de alguien más débil, y no es eso lo que por lo general satisface a un varón sino precisamente lo contrario, ganarle a un adversario más fuerte. Quizá es la vida demasiado establecida y protegida lo que entraba el libre flujo de las energías naturales. _________________ ilustración de Namio Harukawa.

Anuncios

el barón krafft-ebing

Posted in cuerpo, interferencia sexual, medicalización, prohibiciones, sexólogos by jgtejeda on agosto 3, 2009

hegemann5

En 1886, el barón alemán Richard von Krafft-Ebing estableció en su célebre tratado Psicopathia Sexualis la doble articulación que hace del sexo, considerado científicamente, una fuente de salud y un nido infinito de enfermedades. En efecto, Krafft-Ebing inicia su libro señalando que ______La propagación de la especie humana no se deja librada al mero accidente o al capricho de los individuos, sino que está garantizada por las leyes ocultas de la naturaleza, reforzadas por un impulso poderoso e irresistible…… Si el hombre se viera privado de la satisfacción sexual y de los nobles placeres que vienen de ella, toda la poesía y probablemente toda inclinación moral sería eliminada de su vida…. Sin duda la vida sexual es el factor más poderoso en las relaciones individuales y sociales del hombre, que libera sus potenciales de actividad, sus sentimientos altruistas hacia una persona del sexo opuesto y hacia la totalidad de la especie humana…. _________ sin embargo señala a continuación que la moralidad y el progreso sólo se sostienen en el contexto del cristianismo; los usos del sexo en los tiempos de Grecia y Roma muestran decadencia, afeminamiento y lujuria. Una maduración sexual normal dependerá de factores fisológicos y antropológicos. Y tras un par de capítulos se lanza en lo que es la médula del libro y de su aporte: las anomalías. El sexo es asunto que muy fácilmente se sale de la normalidad. Casi siempre, diríase. Y así, cuando lo fisiológico no anda bien, nos encontramos con la anestesia (no sentir nada sexualmente), la hipersestesia (sentir demasiado), la neuralgia (sentir dolorosamente) o la parestesia (perversión derivada de la excitación con objetos no adecuados); también están la aspermia (poca eyaculación), la polispermia (abundancia o incontinencia de las eyaculaciones),  las eyaculaciones dificultosas,  el sadismo, el masoquismo, la sexualidad antipática (dirigida al mismo sexo), el fetichismo…. y así durante 400 páginas, ilustrando cada psicopatía o descarrilamiento con una curiosa galería de casos freaks que le ha dado muchos lectores al libro. La ciencia del siglo 19 dice valorizar el erotismo pero sin embargo se afana en hundirlo en un negro laberinto de inclinaciones y conductas anormales… _______   ilustración de R. Hegemann, años 20.