agradable

ryan

Posted in alegría, cuerpo, desnudo, fotografía, imágenes, naturaleza by jgtejeda on agosto 24, 2009

MoonRiver_40by26in

moon river (fragmento):::::::::: __________ryan mcginley _________ cuerpos sin atado, mucha naturaleza, y el compadre últimamente se está poniendo demasiado estético quizá

el volterrazo

Posted in arte, censura, cuerpo, desnudo, genitales, religión by jgtejeda on agosto 14, 2009

Michel

___________ Mucho antes del Concilio de Trento se elevaron protestas violentas contras los desnudos de El Juicio Final de Miguel Ángel. La obra fue acabada en 1541. Cuatro años después, nada menos que el propio Piero Aretino, uno de los escritores más lascivos del siglo XVI, dirigió a Miguel Angel su conocida carta acusatoria e injuriosa. Furioso porque el maestro no le había enviado unos dibujos que ambicionaba, Aretino censuró a Miguel Ángel por haber pintado “cosas de las cuales uno apartaría los ojos incluso en un burdel” y juzgó el proyecto “más apto para una deliciosa sala de baños que para la capilla más noble de la Tierra”… y finalmente en 1555, diez años después de que Aretino publicara la acusación, el papa Pablo IV mandó a Daniele da Volterra, discípulo de Miguel Ángel, que vistiera las figuras ofensivas. (R. y M. Wittkower, Nacidos bajo el signo de Saturno) __________ en este caso le encuentro razón al papa. Si la Iglesia se afana día y noche en luchar en contra del erotismo… ¿por qué razón habrían los papas de decorar su capilla con desnudos de estilo pagano, enseñando las partes en una exhibición infinita de mamas, genitales, muslos, culos y rostros apasionados? Es una cuestión de coherencia. Yo papa llamo a Volterra a tapar de inmediato aquellas partes, y eso que se dejó aún mucho al aire. O se está con el sexo, o se está en contra. Basta de términos medios….. A Volterra se le conoció desde entonces como “il Braghettone”, y pasó a la posteridad como encargado de cubrir con paños los genitales que había pintado su maestro.  ____________pinturas de El Juicio Final, de Miguel Angel, Capilla Sixtina.

pasión y muerte

Posted in cuerpo, desnudo, muerte, pasión by jgtejeda on agosto 11, 2009

Alessandro_allori_1570

Vuelvo a comprar un libro extraviado, El Erotismo, de Georges Bataille, y releo… Su estilo tiene algo de poco afectivo, seco, quizás pretencioso: cada frase quiere ser definitiva…. Igual hay cosas. Para Bataille ________ somos seres discontinuos, individuos que mueren aisladamente en una aventura ininteligible; pero nos queda la nostalgia de la continuidad perdida… Toda la operación erótica tiene como principio una destrucción de la estructura de ser cerrado que es, en su estado normal, cada uno de los participantes del juego… La acción decisiva es la de quitarse la ropa. La desnudez se opone al estado cerrado, es decir al estado de la existencia discontinua. Es un estado de comunicación…. Hay, en el paso de la actitud normal al deseo, una fascinación fundamental por la muerte. Lo que está en juego en el erotismo es siempre una disolución de las formas constituidas…. Al disolver la acción erótica a los seres que se adentran en ella, ésta revela su continuidad, que recuerda la de unas aguas tumultuosas ________ a ver si logro ordenarme: cuando tenemos conciencia de nosotros mismos en la infancia nos damos cuenta de que somos un cuerpo aislado de los otros, y de que vamos a morir. Es lo que nuestro filósofo llama ser seres discontinuos. Estamos irremediablemente separados de los demás, lo que se acentúa con el hecho de nuestra soledad al morir (salvo que nos toque perecer en una catástrofe, digo yo, porque si se cae el avión o nos llega una bomba atómica nos vamos en grupo de este mundo…. confieso que morir solo mientras los demás me observan y siguen vivos me da vergüenza, la muerte colectiva me quita la culpa o el sentimiento de inferioridad)… Discontinuos o descontinuados, buscamos la continuidad, queremos ser parte del todo, y el erotismo sería una disolución contundente de nuestra empaquetadura personal, una apertura a otros cuerpos, a otras personas tan desesperadas o tan dichosas como nosotros. Huimos de la muerte cuando estamos eróticamente acompañados, nos quitamos la ropa y nos damos a la desnudez de los miembros en compañía…hay una severidad esencial en el erotismo, los labios entreabiertos, ojos cerrados, etc…. Los gusanos, al reproducirse, se parten en dos y cada mitad sigue creciendo: no hay drama ni ceremonia sino continuidad en el paso de un ser a otros dos nuevos, tampoco hay erotismo. —- a lo mejor yo quería ser un gusano, quizás lo he ido consiguiendo: mi hermana me lo decía, usted echado ahi parece un gusano—— Los seres humanos, en cambio, buscamos dejar de ser lo que somos para fundirnos en la pasión (antes de eso miramos bastante, seleccionamos mucho), y lo que sale de los ceremoniales eróticos es cada cual transformado y el cese de la discontinuidad y el aislamiento a través de aquel calor compartido, de aquella posibilidad de un embarazo, de un ser nuevo. En el amor rozamos la muerte, fallecemos un poco, le sacamos la lengua a la destrucción inevitable de nuestro propio ser. Pero toda pasión amorosa lleva en sí su propia destrucción, porque aunque estemos abrazados y nos acariciemos con una parte del ser, habrá otra parte de nuestros respectivos seres que quiere otras cosas, que piensa distinto, que busca la separación y la reconstitución individual. Estar juntos nos libera de la muerte, pero nos roba la velocidad personal…. Uf. __________ pintura de Alessandro Allori (1570)

strip-tease

Posted in agrado, desnudo, espectáculo by jgtejeda on julio 31, 2009

strip

Denys Chevalier: la vista del cuerpo de la mujer siempre ha sido un poderoso factor de excitación erótica. Además, esta excitación erótica, a través del desnudarse femenino, no sólo tiene efecto, como lo demostraremos de inmediato, sobre la sexualidad masculina. El narcisismo y el exhibicionismo fundamentales de la mujer, unidos a su cualidad de objeto privilegiado del deseo, hacen de su acto de autodesvestirse un acto erótico por excelencia, tan completo como la atención excitada que provoca en el observador masculino (en:  D. Chevalier, Metaphysique du Strip-Tease, 1960) ______ el texto, de hace medio siglo, da cuenta de una manera de reflexionar que hoy pasaría por machista, sobre todo cuando habla de “la mujer”, o “el observador masculino”, haciendo de la multitud plagada de diferencias una sola cosa. Aparte de que hoy en día el que una mujer se vista o se desvista es menos espectacular que entonces, el público actual pide más enredo. Con todo, acierta quizá el autor en la asimetría del deseo: una mujer (en su rol de tal) se exhibe como cosa deseable, un hombre la percibe, la admira y la desea, ella lo demora e incita, él se excita un poco más, al saberse deseada ella se valida y se emociona, quedando ambos, en suma, hiperexcitados, enamorados los dos de ella y dispuestos a darle placer. _______________foto anónima

caravaggio

Posted in autores, desnudo, imágenes by jgtejeda on julio 25, 2009

05franc

Probablemente milanés, manierista, delincuente, díscolo, Caravaggio no fue un pintor popular en su tiempo pero introdujo la tensión sexual, la tiniebla y el realismo en sus cuadros. Pintó en Roma, Nápoles y Sicilia. Modelos de la calle, gestos rudos, sonrisas maliciosas, todo ello envuelto en temas religiosos de los cuales daba cuenta muy a su manera. A veces torpe en los detalles, confuso en la composición. Caravaggio es un pintor carnal de muchachos y hombres maduros, a diferencia de Tiziano, que lo fue de mujeres espléndidas y rosadas, o del flamenco Rubens, apóstol de la anatomía femenina generosa. La piel de sus figuras parece enferma, y las escenas tienen la luz del alba, que es (lo dice, creo, un inolvidable profesor de un gran filme de Alain Tanner) la hora de la muerte. ___________________Caravaggio, El éxtasis de San Francisco.

el guajiro leregas

Posted in autores, celebraciones, desnudo, genitales, prohibiciones by jgtejeda on julio 21, 2009

Vaslav Nijinsky i sin debutballet En Fauns eftermiddag, 1912jpg

Paradiso, de José Lezama Lima _______________________ En las clases de bachillerato, la potencia fálica del guajiro Leregas, reinaba como la vara de Aarón. Su gladio demostrativo era la clase de geografía. Se escondía a la izquierda del profesor, en unos bancos amarillentos donde cabían como doce estudiantes. Mientras la clase cabeceaba, oyendo la explicación sobre el Gulf Stream, Leregas extraía su verga -con la misma indiferencia majestuosa del cuadro velazqueño donde se entrega la llave sobre un cojín- , breve como un dedal al principio, pero después como impulsada por un viento titánico, cobraba la longura de un antebrazo de trabajador manual…. Toda la fila horizontal y el resto de los alumnos en los bancos, contemplaba por debajo de la mesa del profesor, aquel tenaz cirio dispuesto a romper su balano envolvente, con un casquete sanguíneo extremadamente pulimentado. La clase no parpadeaba, profundizaba su silencio, creyendo el dómine que los alumnos seguían morosamente el hilo de su expresión discursiva. _________________________ la exhibición fálica del joven Leregas (que más tarde es abofeteado por el profesor y expulsado del colegio) es descrita por Lezama con su estilo de evocador visual, en un tono a medio camino entre la broma y la admiración. Quizá hubo un tiempo para la exhibición genital y triunfal de los adolescentes machos ante su propia tribu, por ejemplo las Lupercales latinas: los jóvenes recién llegados al mundo viril se constituían en una extraña y arcaica cofradía que, una vez al año, el 15 de febrero, día de la fiesta de los Lupercales, corrían desnudos alrededor del Palatino con un trozo de piel de cabra sujeto a la cintura y otro pedazo en la mano. Durante la tumultuosa y frenética carrera, los lupercos golpeaban con el pedazo de piel a la multitud que se apiñaba a su paso.( A. Fraschetti, El mundo romano, en Historia de los Jóvenes). Los romanos tenían mucho cuento con los lobos (están presentes ya en las leyendas de la fundación de Roma). También es interesante la figura de los faunos que protegían al ganado de los lobos y ayudaban a la agricultura. Tenían cuerpo humano con patas de chivo. Los faunos romanos parecen ser continuación de los sátiros griegos (éstos tenían patas de carnero), y acompañaban al dios Dionisio o Baco en sus borracheras donde la exhibición priápica era parte importante de la fiesta. Ellos representan la parte más salvaje de la naturaleza en su forma festiva, siendo dados a la lujuria, la borrachera y las bromas, aun cuando pueden de pronto enfadarse. Habitan esa zona que está entre el bosque y la ciudad, entre lo agreste y lo civilizado. La ceremonia que el guajiro Leregas ofrece a sus compañeros es una aventura a medias animal a medias civilizada, festiva y bromista, aunque solitaria y silenciosa, clandestina, llena de riesgos. En lugar de golpear como los lupercos recibe él la bofetada.  Los cambios corporales de cualquier joven púber arrojan entre sus resultados la presencia novedosa del falo, hasta entonces un colgante de carne más bien pequeño y sin mucha vida, que de pronto se convierte en el centro del universo, en un tirano…¿por qué no hacerle un saludo, un homenaje? Los romanos festejaban lo que en nuestras sociedades se esconde, y aquello que antes constituía orgullo o signo de buena suerte pasó a ser vergüenza y suciedad. Leregas, con todo, se atreve a desafiar a un mundo adulto que no deja espacios para la genitalidad juvenil, y da curso a su propia ceremonia de iniciación en medio de la clase, en cautiverio, durante esas horas estúpidas que el colegio le roba a los jóvenes. El profesor cree estar teniendo éxito con su explicación de geografía, pero el silencio admirativo de los estudiantes se dirige a las hazañas del guajiro que, como desean hacerlo los jóvenes en algún instante, se concentra en lucir sus nuevos atributos. El sexo naciente, pues, como contrapeso al cautiverio muerto. La masculinidad como un regalo misterioso que se muestra con orgullo. El profesor finalmente se percata de su error: _______________ Cuando ambos se cruzaron, una brusca descarga de adrenalina pasó a los músculos de los brazos del profesor, de tal manera que su mano derecha, movida como un halcón, fue a retumbar en la mejilla derecha de Leregas, y de inmediato su mano izquierda, cruzándose en aspa, en busca de la mejilla izquierda del presuntuoso vitalista. __________ foto de Nijinsky en Preludio a la Siesta de un fauno, 1912.