agradable

el cuerpo florece y se degrada

Posted in 1, cuerpo, mitología, muerte, religión by jgtejeda on agosto 14, 2009

%C3%89douard-Henri_Avril_%2826%29

Jean-Pierre Vernant ________ …el cuerpo madura y alcanza su plétora en la plenitud de la vida, después, llegada la vejez, se altera, debilita, afea y degrada antes de hundirse para siempre en la noche de la muerte…. Todos los días, en todo momento, esta muerte está allí, agazapada en la vida misma como el rostro oculto de una condición de existencia donde se encuentran asociados, en una mezcla inseparable, los dos polos opuestos de lo posityivo y lo negativo, del ser y su privación……    Así, pues, para los griegos arcaicos la desgracia de los hombres no proviene del hecho de que el alma, divina e inmortal, se encuentre dentro de ellos aprisionada en el recinto de un cuerpo material y perecedero, sino de que su cuerpo no es plenamente uno, no posee, de manera plena y definitiva, ese conjunto de poderes, cualidades y virtudes activas que confieren a la existencia de un ser singular la consistencia, el esplendor, la perennidad de una vida en estado puro, totalmente viva, una vida imperecedera, por cuanto exenta de todo germen de corrupción, aislada de lo que podría, desde dentro y desde fuera, oscurecerla, marchitarla y aniquilarla. ____________ siendo así las cosas ¿cómo se comporta el cuerpo de unos dioses inmortales? La mitología clásica construye unos dioses teñidos de humanidad, es decir dioses con deseos para sí mismos, distintos del Dios hebreo y cristiano, que sólo parece tener deseos para nosotros lo mortales, es decir misiones que se nos asignan. Las divinidades de Grecia o Roma se enamoran, desean a otros seres, despliegan -o no- actividades eróticas con ellos, se encolerizan, pelean, se odian, se perdonan. Pero el deseo implica al cuerpo, y el cuerpo es esencialmente orgánico, es decir que lleva en sí la marca de la muerte, jamás se está quieto en su constitución, el cuerpo es una suma de variantes que finalmente desemboca en esa negra noche de los muertos. Los dioses buscan el placer, y eso es porque no viven en una eterna felicidad, sino más bien en el Olimpo, que es como una First Class. Y además, no deben soportar el continuo murmullo del cuerpo cambiante, de la muerte como carga identitaria. ____________ilustración de Édouard-Henri Avril

Tagged with: , ,

pasión y muerte

Posted in cuerpo, desnudo, muerte, pasión by jgtejeda on agosto 11, 2009

Alessandro_allori_1570

Vuelvo a comprar un libro extraviado, El Erotismo, de Georges Bataille, y releo… Su estilo tiene algo de poco afectivo, seco, quizás pretencioso: cada frase quiere ser definitiva…. Igual hay cosas. Para Bataille ________ somos seres discontinuos, individuos que mueren aisladamente en una aventura ininteligible; pero nos queda la nostalgia de la continuidad perdida… Toda la operación erótica tiene como principio una destrucción de la estructura de ser cerrado que es, en su estado normal, cada uno de los participantes del juego… La acción decisiva es la de quitarse la ropa. La desnudez se opone al estado cerrado, es decir al estado de la existencia discontinua. Es un estado de comunicación…. Hay, en el paso de la actitud normal al deseo, una fascinación fundamental por la muerte. Lo que está en juego en el erotismo es siempre una disolución de las formas constituidas…. Al disolver la acción erótica a los seres que se adentran en ella, ésta revela su continuidad, que recuerda la de unas aguas tumultuosas ________ a ver si logro ordenarme: cuando tenemos conciencia de nosotros mismos en la infancia nos damos cuenta de que somos un cuerpo aislado de los otros, y de que vamos a morir. Es lo que nuestro filósofo llama ser seres discontinuos. Estamos irremediablemente separados de los demás, lo que se acentúa con el hecho de nuestra soledad al morir (salvo que nos toque perecer en una catástrofe, digo yo, porque si se cae el avión o nos llega una bomba atómica nos vamos en grupo de este mundo…. confieso que morir solo mientras los demás me observan y siguen vivos me da vergüenza, la muerte colectiva me quita la culpa o el sentimiento de inferioridad)… Discontinuos o descontinuados, buscamos la continuidad, queremos ser parte del todo, y el erotismo sería una disolución contundente de nuestra empaquetadura personal, una apertura a otros cuerpos, a otras personas tan desesperadas o tan dichosas como nosotros. Huimos de la muerte cuando estamos eróticamente acompañados, nos quitamos la ropa y nos damos a la desnudez de los miembros en compañía…hay una severidad esencial en el erotismo, los labios entreabiertos, ojos cerrados, etc…. Los gusanos, al reproducirse, se parten en dos y cada mitad sigue creciendo: no hay drama ni ceremonia sino continuidad en el paso de un ser a otros dos nuevos, tampoco hay erotismo. —- a lo mejor yo quería ser un gusano, quizás lo he ido consiguiendo: mi hermana me lo decía, usted echado ahi parece un gusano—— Los seres humanos, en cambio, buscamos dejar de ser lo que somos para fundirnos en la pasión (antes de eso miramos bastante, seleccionamos mucho), y lo que sale de los ceremoniales eróticos es cada cual transformado y el cese de la discontinuidad y el aislamiento a través de aquel calor compartido, de aquella posibilidad de un embarazo, de un ser nuevo. En el amor rozamos la muerte, fallecemos un poco, le sacamos la lengua a la destrucción inevitable de nuestro propio ser. Pero toda pasión amorosa lleva en sí su propia destrucción, porque aunque estemos abrazados y nos acariciemos con una parte del ser, habrá otra parte de nuestros respectivos seres que quiere otras cosas, que piensa distinto, que busca la separación y la reconstitución individual. Estar juntos nos libera de la muerte, pero nos roba la velocidad personal…. Uf. __________ pintura de Alessandro Allori (1570)