agradable

erotismo siniestro

Posted in cuerpo, filosofía, placer, psicología, sufrimiento by jgtejeda on agosto 13, 2009

KamaSutra19

Más Bataille: __________ El erotismo de los cuerpos tiene de todas maneras algo pesado, algo siniestro… El erotismo de los corazones es más libre…. Nunca hemos de dudar que, a pesar de las promesas de felicidad que la acompañan, la pasión comienza introduciendo desavenencia y perturbación. Hasta la pasión feliz lleva consigo un desorden tan violento, que la felicidad de la que aquí se trata, más que una felicidad de la que se pueda gozar, es tan grande que es comparable con su contrario, con el sufrimiento. Su esencia es la sustitución de la continuidad persistente entre dos seres por una continuidad maravillosa. Pero esta continuidad se hace sentir sobre todo en la angustia; esto es así en la medida en que esa continuidad es inaccesible, es una búsqueda impotente y temblorosa. _________ estoy a la vez de acuerdo y no con este modo de sentir las cosas….. el cuerpo y sus placeres pueden ser algo pesado, siniestro, efectivamente, es como la cara B de cada una de sus dimensiones: al dormir, comer, evacuar, abrazarse, besarse… siempre hay residuos, y pese al placer está allí una segunda mirada que nota la cabellera en desorden, las migas y eructos, los movimientos convulsivos, el lado impaciente del yo que hacemos a un lado para ser felices un rato pero que después del evento amoroso recupera su espacio. La angustia aparece pero no sabemos cuál es su cometido, si regresar a la personalidad individual (discontinua) poniendo fin a la fusión erótica, o si representar la culpa enviada por el ángel demoníaco de los deberes religiosos o sociales…. quizás ambas cosas estén entrelazadas. Y entonces ofrece Bataille ese “erotismo de los corazones” un poco redundante, o quizás cristiano  _______ ilustración para una edición del Kamasutra

Anuncios
Tagged with: , ,

guerra entre los sexos

Posted in géneros, guerra sexual, psicología by jgtejeda on agosto 8, 2009

NH001

Anthony Storr, en La agresividad humana: ___________ La sexualidad masculina, debido a la necesidad primitiva de búsqueda y penetración, contiene un importante elemento de agresividad; un elemento que es reconocido por -y al que responde- la hembra, que cede y se somete…… Los hombres inseguros son frecuentemente menos dominantes y agresivos que sus semejantes más confiados. Las mujeres inseguras despliegan generalmente un grado de agresividad y de competitividad mayor que otras más seguras………. Es ampliamente reconocido el hecho de que las mujeres tienen mayor necesidad de seguridad que los hombres; esto es, necesidad de un hogar en el que puedan criar a sus hijos, confiadas en la certidumbre de que un hombre les abastecerá y cuidará de ellos. Los hombres tienden a sentirse limitados por la misma situación, atrapados y utilizados por la hembra para sus propios propósitos; y, naturalmente, esta diferencia explica en gran parte la guerra entre los sexos. _________ Desmiente este sensato texto la pretensión de “igualar” a mujeres y hombres que aparece en nuestras legislaciones modernas (las cuales trabajan para anular la agresividad de los hombres). Nos señala Storr que las energías de ambos géneros son de tipo diverso. Mientras la agresividad afirma al macho, es señal de debilidad en la hembra, y parece ser verdad que las mujeres malhumoradas y siempre furiosas lo que suelen lograr con su conducta es exhibirse ante los posibles galanes como no elegibles, evitando así el pánico que una entrega amorosa les causa. Viceversa, los hombres con debilidades en su ego masculino, se muestran muchas veces pasivos y temerosos, frustrando el encuentro sexual con las mujeres más apetecibles a las que, deseándolas, les temen. Una vez armada la pareja (como sea que haya resultado), típicamente la mujer se siente muy identificada con el hogar, en cambio muchos hombres, por bien que estén allí,  sueñan con escaparse, se distraen, se atrasan….. La guerra entre los sexos se nutre de estas energías diferentes, que aunque se necesitan y se buscan una a otra, tienen objetivos específicos. _____ el desprestigio de la agresividad no es saludable, muchos hombres necesitan por naturaleza patear algo de vez en cuando, los hay que se contentan con un balón de fútbol, pero el entusiasmo masculino se suele encender cuando la propia agresividad penetra en algo difícil o peligroso. O sea que se identifica hoy agresividad con abuso, que sería una violencia ejercida en contra de alguien más débil, y no es eso lo que por lo general satisface a un varón sino precisamente lo contrario, ganarle a un adversario más fuerte. Quizá es la vida demasiado establecida y protegida lo que entraba el libre flujo de las energías naturales. _________________ ilustración de Namio Harukawa.