agradable

el cuerpo florece y se degrada

Posted in 1, cuerpo, mitología, muerte, religión by jgtejeda on agosto 14, 2009

%C3%89douard-Henri_Avril_%2826%29

Jean-Pierre Vernant ________ …el cuerpo madura y alcanza su plétora en la plenitud de la vida, después, llegada la vejez, se altera, debilita, afea y degrada antes de hundirse para siempre en la noche de la muerte…. Todos los días, en todo momento, esta muerte está allí, agazapada en la vida misma como el rostro oculto de una condición de existencia donde se encuentran asociados, en una mezcla inseparable, los dos polos opuestos de lo posityivo y lo negativo, del ser y su privación……    Así, pues, para los griegos arcaicos la desgracia de los hombres no proviene del hecho de que el alma, divina e inmortal, se encuentre dentro de ellos aprisionada en el recinto de un cuerpo material y perecedero, sino de que su cuerpo no es plenamente uno, no posee, de manera plena y definitiva, ese conjunto de poderes, cualidades y virtudes activas que confieren a la existencia de un ser singular la consistencia, el esplendor, la perennidad de una vida en estado puro, totalmente viva, una vida imperecedera, por cuanto exenta de todo germen de corrupción, aislada de lo que podría, desde dentro y desde fuera, oscurecerla, marchitarla y aniquilarla. ____________ siendo así las cosas ¿cómo se comporta el cuerpo de unos dioses inmortales? La mitología clásica construye unos dioses teñidos de humanidad, es decir dioses con deseos para sí mismos, distintos del Dios hebreo y cristiano, que sólo parece tener deseos para nosotros lo mortales, es decir misiones que se nos asignan. Las divinidades de Grecia o Roma se enamoran, desean a otros seres, despliegan -o no- actividades eróticas con ellos, se encolerizan, pelean, se odian, se perdonan. Pero el deseo implica al cuerpo, y el cuerpo es esencialmente orgánico, es decir que lleva en sí la marca de la muerte, jamás se está quieto en su constitución, el cuerpo es una suma de variantes que finalmente desemboca en esa negra noche de los muertos. Los dioses buscan el placer, y eso es porque no viven en una eterna felicidad, sino más bien en el Olimpo, que es como una First Class. Y además, no deben soportar el continuo murmullo del cuerpo cambiante, de la muerte como carga identitaria. ____________ilustración de Édouard-Henri Avril

Tagged with: , ,

Afrodita nace de la castración espumosa

Posted in autores, genitales, mitología, violencia by jgtejeda on julio 22, 2009

botticelli_venus

HESÍODO: Cosmogonía_________…..La monstruosa Gea, a punto de reventar, se quejaba en su interior y urdió una cruel artimaña. Produciendo al punto un tipo de brillante acero, forjó una enorme hoz y luego explicó el plan a sus hijos…. Vino el poderoso Urano conduciendo la noche, se echó sobre la tierra ansioso de amor y se extendió por todas partes. El hijo, saliendo de su escondite, logró alcanzarle con la mano izquierda, empuñó con la derecha la prodigiosa hoz, enorme y de afilados dientes, y apresuradamente segó los genitales de su padre y luego los arrojó a la ventura por detrás. No en vano escaparon aquéllos de su mano. Pues cuantas gotas de sangre salpicaron, todas las recogió Gea. Y al completarse un año, dió a luz a las poderosas Erinias, a los altos Gigantes de resplandecientes armas, que sostienen en su mano largas lanzas, y a las Ninfas que llaman Melias sobre la tierra ilimitada. En cuanto a los genitales, desde el mismo instante en que los cercenó con el acero y los arrojó lejos del continente en el tempestuoso ponto, fueron luego llevados por el piélago durante mucho tiempo. A su alrededor surgía del miembro inmortal una blanca espuma y en medio de ella nació una doncella… Afrodita la llaman los dioses y hombres, porque nació en medio de la espuma… __________ Implacable versión de Hesíodo (s. 8 A. C.) sobre la creación del mundo: todo es lujuria, odio, muerte y nuevos nacimientos. En un solo párrafo hay maternidad, guerras conyugales, alianza de madre e hijo contra el padre, castración, eyaculación sangrienta, nacimiento de la belleza erótica… Gea (tierra) es lo que aparece después del caos, y en ella están el Tártaro (la muerte) y Eros (el desatador de miembros). Gea va pariendo las diferentes partes del mundo… ella detesta a Urano, su marido, y convence a su hijo Crono de castrarlo mientras duerme después de cubrirla. De los divinos genitales cortados caen gotas de sangre y brota una espuma seminal que al llegar al mar da vida a Afrodita, la diosa de la cópula, ligera y florida. ________Botticelli, El nacimiento de Venus

tiresias: experiencia, juicio y ceguera

Posted in mitología, placer by jgtejeda on julio 18, 2009

300px-Carracci_Jupiter_et_Junoncrop

Ovidio en sus Metamorfosis:

…. Júpiter, recuerdan, disipado él por el néctar, sus cuidados
había apartado graves, y con la desocupada Juno agitaba
remisos juegos, y: «Mayor el vuestro en efecto es,
que el que toca a los varones», dijo, «el placer».
Ella lo niega; les pareció bien cuál fuera la sentencia preguntar
del docto Tiresias: Venus para él era, una y otra, conocida,
pues de unas grandes serpientes, uniéndose en la verde
espesura, sus dos cuerpos a golpe de su báculo había violentado,
y, de varón, cosa admirable, hecho hembra, siete
otoños pasó….

Al cabo de aquellos siete años vividos como mujer, Tiresias vuelve a encontrar a las dos serpientes y golpéandolas de nuevo recupera su forma masculina. Por tanto está habilitado -conoce a las dos Venus (Venus es el goce sexual), una por cada sexo-  para discernir si es Júpiter o Juno quien lleva razón en la disputa acerca de si son ellas quienes obtienen más placer (voluptas), como dice el dios, o los varones. Tiresias le da la razón al dios: son las mujeres las que gozan más. Juno se irrita, exageradamente según Ovidio, y lo deja ciego (con una eterna noche dañó sus luces). Para aliviar el castigo Júpiter le concede a Tiresias el don de la adivinación.___________________ Aparece aquí el atrevimiento de los mortales al ponerse a juzgar cosas divinas, o sea los límites sensatos de lo que en esta vida se puede saber: demasiada sabiduría nos deja ciegos. El tema de la voluptuosidad surge casualmente en un ambiente íntimo, de juegos y licores, y la hembra, si bien participa, lo hace con pudor, negando o escondiendo su placer. Juno puede sentir un enorme placer en la cama, pero necesita que ello no se diga ni menos aún se demuestre, como hace Tiresias, personaje que es una especie de turista masculino en la vida de las mujeres. Queda ciego por ver demasiado, pero su condición final le permite ver lo que los demás no ven, el futuro. Es esta (la de Ana Pérez Vega) una traducción muy literal, no muy bonita pero más fiel, por ejemplo, que la de Alianza, donde para traducir voluptas (voluptuosidad, y en términos más coloquiales placer) se usa amor, palabra que en verdad no aparece en estos versos del poema. Amor es una palabra demasiado cargada de significados diversos y no da cuenta correctamente de lo que con voluptas se significa. En la mitología latina, Voluptas es una diosa hija de Cupido (cupiditas=deseo), llamado Eros (atracción sexual) en griego, y de Psique (el alma). El deseo sexual pasado por el alma da como resultado el placer ______________ Júpiter y Juno, grabado de Agostino Carracci.

regreso al ombligo

Posted in autores, guerra sexual, mitología by jgtejeda on julio 18, 2009

HeraklesOmphale

Heracles -Hércules en su versión latina-, el héroe más representado de la mitología antigua, era hijo de Zeus y Alcmena, una humana. De niño, su profesor intentó enseñarle música pero el pequeño no se concentraba. Cuando el profesor quiso castigarlo, Heracles le aplastó el cráneo con su instrumento musical. Más tarde logró acometer con éxito los famosos doce trabajos, matando monstruos y obteniendo trofeos. Sin embargo para purificarse va a Delfos (ombligo del mundo), y el oráculo le ordena pasar tres años como esclavo de la reina de Lidia. Dice al respecto GUTIERRE TIBÓN: esta soberana era viuda; su nombre era Onfalia “la del (hermoso) ombligo”. Sucedió que Onfalia se enamoró de Hércules; y sus amores se recuerdan entre los más famosos de la mitología. Es que Onfalia adoptó el traje de Hércules y se vistió con la piel del león de Nemea, despojo obtenido por el héroe en su primer trabajo… Onfalia se deleitaba en jugar con la maza de Hércules, terror de los hombres y azote de los animales feroces. Y ¿qué hacía Hércules entretanto? Vestido de mujer, con los más exquisitos trajes de la eina de Lidia, los cabellos delicdamente trenzados por sus esclavas, llevaba una vida afeminada e hilaba… Aparece aquí en el mito clásico la figura del macho fuerte e invicto que, sin embargo, necesita purificarse, entrar en cautiverio, y en la relación amorosa con una mujer-ombligo, uterina y acogedora, le va cediendo a ella sus atributos masculinos -la maza, la piel de león- adoptando él algunos rasgos femeninos -la túnica, el huso para hilar-. Dentro del útero materno al que ha regresado el héroe no necesita sus armas ni su fuerza. Recuerda mucho las parejas maduras en que él lava los platos, ella hace las instalaciones eléctricas, van juntos a comprar, etc., y se diluyen de a poco en la unidad de pareja las especialidades de género. Es el destino del macho conquistador  (a veces no tanto) que al entrar en los aposentos de la mujer pierde sus fierezas (las que tenga) y va siendo domesticado por la lógica de los detalles femeninos hasta perder su fuerza. Normalmente es entonces cuando la mujer empieza a detestarlo por su debilidad… Pero está también presente en esta historia la lógica circular de la vida, que ordena a todo ganador convertirse en perdedor respecto de otra persona, porque más allá de nuestros ocasionales triunfos somos finalmente seres dependientes y necesitados. Los hombres dominan la recta ascendente, las mujeres el círculo _________ Dibujo de la escultura Ercole e Onfale, que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.