agradable

la montaña trágica

Posted in 1, arte, censura, cuerpo, deseo, duplicidad, erotismo masculino, sufrimiento by jgtejeda on agosto 22, 2009

leighton_sluggard

De Manuel Vicent, en El País ___________ Thomas Mann: entre la belleza y el cieno …..  Puede que la vida de un lector se divida en dos: antes y después de haber leído La montaña mágica, de Thomas Mann…….. Desde su juventud hasta el final de sus días Thomas Mann llevó un diario que sólo pudo ser leído veinte años después de su muerte…… mientras Europa se preparaba para arder por los cuatro costados Thomas Mann anotaba en sus cuadernos los huevos escalfados del desayuno, los paseos, visitas, erecciones, miradas que no había podido reprimir en la espalda de un joven camarero, un tejido vital que alternaba con conferencias, panfletos, recepciones y homenajes que no le impedían seguir escribiendo novelas profundas, densas, bíblicas…… Escribir siempre con grandeza al borde del acantilado, entre la belleza y el cieno, entre la estética y la putrefacción era la cumbre que más le atraía……. A lo largo de su biografía habían quedado recuerdos de adolescentes envasados. Su primer amor fue un compañero de colegio, Armin Martens; luego William Timpe y a los que añadía bell boys de hoteles, camareros y otros bañistas de cualquier playa que se transformarían en el Tadzio perseguido por las miradas del escritor Gustav von Aschenbach en las galerías del Gran Hotel des Bains del Lido de Venecia….. El éxito social que el Premio Nobel le confirió y todos los homenajes que el escritor recibió, lejos de hacerlo libre, lo fueron trabando hasta impedirle manifestarse sin la máscara que el mundo esperaba de su respetabilidad. Su evolución física se puede contemplar a través de su álbum familiar. ….. Y así hasta que la muerte le visitó y fue recibida como la última coronación, sólo que ya no pudo anotarla en su diario. _______ siempre vale la pena leer a Manuel Vicent, también a veces, aún hoy, a Thomas Mann. En el alemán se construyen simultáneamente dos mundos, el del deseo imposible de expresar y el del sólido prestigio artístico. Ya lo esboza él en los Buddenbroks cuando muestra las dos ramas de la familia, la nórdica y estricta por un lado, y por otro la septentrional y apasionada, de piel morena y temperamento artístico…. El conducto que en el mundo clásico hubiera unido estos universos opuestos parece estar embozado por un atado de trapos y preceptos cristianos o burgueses o idealistas, y nuestro hombre se ve obligado a habitar entonces en dos casas de similares dimensiones, una con forma de palacio, otra con aspecto de sótano, una a la vista, esplendorosa y firme, y la otra escondida bajo la propia vergüenza a la manera de un pantano o una cloaca…. y sin embargo cada uno de estos mundos negaba y potenciaba eficazmente al opuesto: grandes éxitos, intensos deseos y un sufrimiento garantizado de por vida. ________ escultura de sir Frederick Leighton

Anuncios

voluntarismo erótico / imprecisión del deseo

Posted in deseo, Estados Unidos, etiquetado erótico, filosofía by jgtejeda on agosto 18, 2009

marmviv_alem

Franceso Alberoni, en El Erotismo: ______La sociedad norteamericana, con el andar del tiempo, se volvió cada vez más voluntarista… Parte del supuesto de que la gente siempre puede definir con claridad aquello que desea, motivo por el cual queda sólo un problema y es cómo obtenerlo…. ¿Quieres ser gay, casado o solo? ¿Quieres una historia romántica o una experiencia orgiástica? ¿Quieres ser monógamo o polígano? Aclarado lo que quieres, buscarás tu grupo, leerás los libros instructivos adecuados y podrás alcanzar el resultado. En el polo opuesto del voluntarismo norteamericano está la concepción europea, según la cual nunca conocemos bien nuestros fines. Porque tenemos deseos en conflicto, pasiones divergentes…. No se preconciben los fines antes de las acciones. Se revelan en el curso de las acciones ____________ en efecto, aquella mirada voluntarista y pragmática es lo que produce las formas de vida precocinadas. Se alimenta de la certeza de que vivir es “solucionar problemas”. Problemas que ciertamente están definidos desde el inicio y mientras duran. Naturalmente que simplificadas así las cosas es posible lograr metas más espectaculares y el triunfo se puede demostrar con nitidez… Pero algo en nuestra condición humana se rebela ante esta visión tan compacta donde sólo una de nuestras mucha almas tiene mando de tropa. Siempre que hacemos algo pensamos aunque sea periféricamente en su complemento o en su contrario, porque quizá más que a la línea recta la existencia se asemeja a un círculo recurrente. Del voluntarismo arrancan las etiquetas que caen como jaulas sobre las personas y los comportamientos, de allí nacen los guettos, las metodologías abstractas, y esa petición de que si tenemos lo que buscábamos estamos obligados a ser felices. Nuestros deseos se desarrollan (o decaen o se birfurcan) a la par que nuestra capacidad de satisfacerlos, de tal manera que jamás nos encontramos matemáticamente con nosotros mismos. Grande Alberoni. _______  postal alemana de mármoles vivientes, hacia 1900.