agradable

peligros, problemas

Goddess (102)

Un reportaje publicado hoy en EL PAIS da cuenta del auge del erotismo internético. Las palabras sexo y sex son las más buscadas en google. La autora comienza hablando bien del tema pero hacia la mitad vira con decisión hacia lo que siempre se asocia a la palabra sexo: problemas y peligros. De la mayor libertad de las personas para obedecer a sus intereses y deseos de ver, saber, contactar, etc., se pasa al tema de las adicciones, los engaños y abusos, los delitos contra menores y otros pánicos. Sexólogos y psiquiatras son los amos de estos peligros. Curioso, cada vez que se habla de sexo se siente obligado quien habla a referirse a los problemas y peligros asociados. Sin embargo casi todo en esta vida puede asociarse a problemas y peligros, y a veces graves, pero de ello no hay obligación de hablar: los viajes (aviones que se caen, personas que se pierden, asaltos, robos, enfermedades tropicales), los autos (choques, explosiones, caídas por un barranco), el matrimonio (violencia intrafamiliar, incomunicación), tener hijos (todo lo malo que le puede ocurrir a un hijo), la ciudad (delincuencia, contaminación), la comida (infecciones, indigestiones, enfermedades), el dinero (deterioro de relaciones humanas, avidez, delitos), etc….. ________________ foto postal anónima

Anuncios

el barón krafft-ebing

Posted in cuerpo, interferencia sexual, medicalización, prohibiciones, sexólogos by jgtejeda on agosto 3, 2009

hegemann5

En 1886, el barón alemán Richard von Krafft-Ebing estableció en su célebre tratado Psicopathia Sexualis la doble articulación que hace del sexo, considerado científicamente, una fuente de salud y un nido infinito de enfermedades. En efecto, Krafft-Ebing inicia su libro señalando que ______La propagación de la especie humana no se deja librada al mero accidente o al capricho de los individuos, sino que está garantizada por las leyes ocultas de la naturaleza, reforzadas por un impulso poderoso e irresistible…… Si el hombre se viera privado de la satisfacción sexual y de los nobles placeres que vienen de ella, toda la poesía y probablemente toda inclinación moral sería eliminada de su vida…. Sin duda la vida sexual es el factor más poderoso en las relaciones individuales y sociales del hombre, que libera sus potenciales de actividad, sus sentimientos altruistas hacia una persona del sexo opuesto y hacia la totalidad de la especie humana…. _________ sin embargo señala a continuación que la moralidad y el progreso sólo se sostienen en el contexto del cristianismo; los usos del sexo en los tiempos de Grecia y Roma muestran decadencia, afeminamiento y lujuria. Una maduración sexual normal dependerá de factores fisológicos y antropológicos. Y tras un par de capítulos se lanza en lo que es la médula del libro y de su aporte: las anomalías. El sexo es asunto que muy fácilmente se sale de la normalidad. Casi siempre, diríase. Y así, cuando lo fisiológico no anda bien, nos encontramos con la anestesia (no sentir nada sexualmente), la hipersestesia (sentir demasiado), la neuralgia (sentir dolorosamente) o la parestesia (perversión derivada de la excitación con objetos no adecuados); también están la aspermia (poca eyaculación), la polispermia (abundancia o incontinencia de las eyaculaciones),  las eyaculaciones dificultosas,  el sadismo, el masoquismo, la sexualidad antipática (dirigida al mismo sexo), el fetichismo…. y así durante 400 páginas, ilustrando cada psicopatía o descarrilamiento con una curiosa galería de casos freaks que le ha dado muchos lectores al libro. La ciencia del siglo 19 dice valorizar el erotismo pero sin embargo se afana en hundirlo en un negro laberinto de inclinaciones y conductas anormales… _______   ilustración de R. Hegemann, años 20.

jarrón sangriento

Posted in delito, guerra sexual, prohibiciones, violencia by jgtejeda on julio 26, 2009

15848-the-virtue-as-domitor-fortunae-marcantonio-raimondi

En La Vanguardia:_______Un hombre de 26 años ha sido detenido en la localidad toledana de Chozas de Canales como presunto autor de la muerte de su ex pareja, de 33, a la que no podía acercarse por orden judicial, delante de la hija de la víctima, de seis años……. el hombre… de nacionalidad portuguesa, golpeó, al parecer, a la mujer con un jarrón de cristal, cuyos restos usó posteriormente para causarle varias heridas, algunas en la cara y en el cuello. —–La mujer tenía dos hijos de una relación anterior.. y una de ellas, de seis años de edad, presenció los hechos…. tras cometer presuntamente el crimen, el hombre saltó una pared y salió a la calle con la camisa empapada de sangre…. MÁS >>>> ____________Un caso brutal de violencia de un hombre contra una mujer donde se repiten los ingredientes: orden de alejamiento, insistencia desesperada, violencia física, sangre, muerte, niños aterrorizados…______grabado de Marcantonio Raimondi

pubertad, desgracia, peligro, vergüenza

Posted in continencia, interferencia sexual, prohibiciones, pubertad by jgtejeda on julio 23, 2009

AS-BallivetInitiationAmoureuse-t471

Peter Sloterdijk en Crítica de la razón cínica (1983): Efectivamente, nuestra pubertad fue propiamente la época en que se comenzaba a tener conciencia de la desgracia de tener este impulso… Estar enterado suponía haber tomado noticia de lo esencial sobre un nuevo enemigo interior. Aprender a vivir con sus presiones era el mandamiento estratégico del momento. En esta perspectiva la sexualidad aparecía como una gigantesca zona de peligros; el nivel sexual es aquel en que te puedes encontrar con toda clase de desgracias: la catástrofe de embarazos involuntarios; la vergüenza de una seducción precoz; la miseria de infecciones perniciosas, que te consumen durante toda la vida; el humillamiento por el impulso precoz, sin perspectivas y solitario; el riesgo de descubrirse como monstruos que llevan consigo tendencias homosexuales o perversas en sus entrañas; y no hablemos del peligro de caer en la prostitución. Estos riesgos aparecieron amenazadores con el comienzo de la madurez sexual. Por eso, es comprensible que el pensamiento de la prevención en un principio no esté referido en absoluto a la concepción, sino al contacto sexual, a la experiencia erótica sobre todo; si exceptuamos algunos refinamientos liberales, es esta la postura católica hasta nuestros días: prevención a través de la abstinencia. ____________________ Sloterdijk es un filósofo con algo de periodista u opinólogo… Con todo, acierta en esta descripción de la pubertad como un inconveniente familiar y personal: sobre el niño o la niña hasta entonces felices e inocentes cae la sombra de la sospecha, la tentación de los vicios, la posibilidad diaria de descarriarse. Curiosamente este afán viene recubierto en nuestros días (el texto es de hace 26 años) por una pretensión de normalidad en lo sexual: el sexo sería una parte natural de la vida siempre que no se haga demasiado evidente, está todo permitido menos lo anornal, y lo anormal es casi todo. Los padres sonríen con espíritu liberal aunque los policías, médicos, psiquiatras, censores, políticos, periodistas y obispos que vuelan invisibles por las habitaciones de la casa siguen al acecho. La sexualidad adolescente es, a la vez, un proceso natural y una zona de la realidad sometida a severas restricciones legales, sociales, mediáticas etc…. Hay además un cambio estético: la belleza cándida de los niños reemplazada por los gestos a la vez arrogantes e inseguros de la juventud en celo….  ______________ ilustración de Suzanne  Ballivet

el guajiro leregas

Posted in autores, celebraciones, desnudo, genitales, prohibiciones by jgtejeda on julio 21, 2009

Vaslav Nijinsky i sin debutballet En Fauns eftermiddag, 1912jpg

Paradiso, de José Lezama Lima _______________________ En las clases de bachillerato, la potencia fálica del guajiro Leregas, reinaba como la vara de Aarón. Su gladio demostrativo era la clase de geografía. Se escondía a la izquierda del profesor, en unos bancos amarillentos donde cabían como doce estudiantes. Mientras la clase cabeceaba, oyendo la explicación sobre el Gulf Stream, Leregas extraía su verga -con la misma indiferencia majestuosa del cuadro velazqueño donde se entrega la llave sobre un cojín- , breve como un dedal al principio, pero después como impulsada por un viento titánico, cobraba la longura de un antebrazo de trabajador manual…. Toda la fila horizontal y el resto de los alumnos en los bancos, contemplaba por debajo de la mesa del profesor, aquel tenaz cirio dispuesto a romper su balano envolvente, con un casquete sanguíneo extremadamente pulimentado. La clase no parpadeaba, profundizaba su silencio, creyendo el dómine que los alumnos seguían morosamente el hilo de su expresión discursiva. _________________________ la exhibición fálica del joven Leregas (que más tarde es abofeteado por el profesor y expulsado del colegio) es descrita por Lezama con su estilo de evocador visual, en un tono a medio camino entre la broma y la admiración. Quizá hubo un tiempo para la exhibición genital y triunfal de los adolescentes machos ante su propia tribu, por ejemplo las Lupercales latinas: los jóvenes recién llegados al mundo viril se constituían en una extraña y arcaica cofradía que, una vez al año, el 15 de febrero, día de la fiesta de los Lupercales, corrían desnudos alrededor del Palatino con un trozo de piel de cabra sujeto a la cintura y otro pedazo en la mano. Durante la tumultuosa y frenética carrera, los lupercos golpeaban con el pedazo de piel a la multitud que se apiñaba a su paso.( A. Fraschetti, El mundo romano, en Historia de los Jóvenes). Los romanos tenían mucho cuento con los lobos (están presentes ya en las leyendas de la fundación de Roma). También es interesante la figura de los faunos que protegían al ganado de los lobos y ayudaban a la agricultura. Tenían cuerpo humano con patas de chivo. Los faunos romanos parecen ser continuación de los sátiros griegos (éstos tenían patas de carnero), y acompañaban al dios Dionisio o Baco en sus borracheras donde la exhibición priápica era parte importante de la fiesta. Ellos representan la parte más salvaje de la naturaleza en su forma festiva, siendo dados a la lujuria, la borrachera y las bromas, aun cuando pueden de pronto enfadarse. Habitan esa zona que está entre el bosque y la ciudad, entre lo agreste y lo civilizado. La ceremonia que el guajiro Leregas ofrece a sus compañeros es una aventura a medias animal a medias civilizada, festiva y bromista, aunque solitaria y silenciosa, clandestina, llena de riesgos. En lugar de golpear como los lupercos recibe él la bofetada.  Los cambios corporales de cualquier joven púber arrojan entre sus resultados la presencia novedosa del falo, hasta entonces un colgante de carne más bien pequeño y sin mucha vida, que de pronto se convierte en el centro del universo, en un tirano…¿por qué no hacerle un saludo, un homenaje? Los romanos festejaban lo que en nuestras sociedades se esconde, y aquello que antes constituía orgullo o signo de buena suerte pasó a ser vergüenza y suciedad. Leregas, con todo, se atreve a desafiar a un mundo adulto que no deja espacios para la genitalidad juvenil, y da curso a su propia ceremonia de iniciación en medio de la clase, en cautiverio, durante esas horas estúpidas que el colegio le roba a los jóvenes. El profesor cree estar teniendo éxito con su explicación de geografía, pero el silencio admirativo de los estudiantes se dirige a las hazañas del guajiro que, como desean hacerlo los jóvenes en algún instante, se concentra en lucir sus nuevos atributos. El sexo naciente, pues, como contrapeso al cautiverio muerto. La masculinidad como un regalo misterioso que se muestra con orgullo. El profesor finalmente se percata de su error: _______________ Cuando ambos se cruzaron, una brusca descarga de adrenalina pasó a los músculos de los brazos del profesor, de tal manera que su mano derecha, movida como un halcón, fue a retumbar en la mejilla derecha de Leregas, y de inmediato su mano izquierda, cruzándose en aspa, en busca de la mejilla izquierda del presuntuoso vitalista. __________ foto de Nijinsky en Preludio a la Siesta de un fauno, 1912.

pudor humano

Posted in censura, genitales, interferencia sexual, prohibiciones by jgtejeda on julio 19, 2009

John Webber 1751-1793_Otaheite

Bertrand Russell, en Nuestra ética sexual (1936): El pudor en alguna forma y grado, es casi universal en la raza humana y constituye un tabú que sólo debe romperse de acuerdo con ciertas formas y ceremonias o, al menos, en conformidad con alguna etiqueta reconocida. No debe verse todo, ni deben mencionarse todos los hechos. Esto no es, como suponen algunos modernos, un invento de la época victoriana; por el contrario, los antropólogos han hallado las formas más complicadas de gazmoñería entre los salvajes primitivos. ____________________ Viniendo de Russell, que luchó con firmeza por la ilustración de las personas en relación a los asuntos sexuales y contra la superstición o la represión religiosa, vale la pena considerar el tema (aunque se le haya colado un toque un poco racista en su argumento). En efecto, pareciera que las religiones se han apoderado del pudor humano, que constituye un sentimiento profundo respecto del cuerpo, no sólo en los intercambios eróticos sino también en las enfermedades, cuando nos golpean, etc. Cuando estamos en cosas sexuales tendemos naturalmente a la penumbra, a la nocturnidad y a mantener privada la acción. Nos ocurre también con el dinero, o con el modo como dormimos, por lo general es preferible la discreción. Pero una cosa es una tendencia natural, y otra una obligación. Diríamos que somos cada uno de nosotros, personalmente, los dueños mayoritarios de nuestro cuerpo y por tanto los principales encargados de controlar cuánto de la intimidad corporal damos a la vista de los demás. De allí que resulte irritante la pretensión religiosa o moralista, o política, de regular en todos los casos y para siempre qué se puede mostrar o ver del cuerpo humano y dónde. Una cosa es que uno sea el dueño de su propia casa y decida abrirla o mostrarla sólo en ciertas ocasiones, porque también hay un pudor casero; otra muy distinta que se transforme en pecado o delito el hecho de invitar gente a comer, o hacer una fiesta, o publicar un reportaje de la decoración hogareña en una revista especializada, o subir fotos de las habitaciones a Facebook. Con el cuerpo sucede otro tanto. En determinados momentos necesitamos lucir el cuerpo en todo su esplendor sexual, por ejemplo en una playa o en un baile o ante un espejo y no sé qué razones hay para impedir esa forma de belleza. El de más allá sentirá un bienestar haciendo nudismo, o se subirá a una mesa para regalarle a sus amigos un strip tease festivo, o habrá una pareja que por alguna razón querrá filmar sus ayuntamientos carnales.  Hacer de esto una infamia per se es secuestrarle a la gente el manejo de su propio pudor, y para mí que en ese secuestro indebido del cuerpo está la ganancia que algunos hacen con el control del pudor ajeno. Cada cual sabe cuándo y dónde o con quién descubrir el cuerpo o mostrar su lado sexual, y es preciso respetar en cada cual su propio ritmo de pudores. Finalmente toda la discusión acerca de los temas sexuales en sociedad pasa por una división de pareceres muy profunda: el cuerpo es propiedad de cada persona, o pertenece a la sociedad. Yo tiendo a pensar que ambas cosas son verdad aunque en porcentajes diferentes, es decir que el cuerpo humano le pertenece más -mucho más- a la persona individual que a la especie…. lo veo como en las relaciones entre nuestra vida individual y nuestro rol de seres políticos, siempre hay algo nuestro que se debe a la comunidad, también ocurre con todo tipo de propiedad privada, que tiene sus límites. Lo que ha ocurrido históricamente en occidente con el manejo del pudor pertenece más bien al ámbito de la expropiación, de las dictaduras, hay una cesión indebida de nuestros derechos sobre nuestro propio pudor. Tal como últimamente, en la dirección contraria, opera cierto tipo de periodismo, de reality show, de periodismo de investigación, de subir materiales a la red, donde lo que se practica es la publicidad del cuerpo ajeno sin consentimiento de los propietarios. El respeto por el pudor va en ambas direcciones, y al final se centra en el respeto a la persona, respetar tanto sus modos de ocultar o silenciar lo propio como de romper esos silencios u opacidades ___________ grabado de John Weber