agradable

cantáridas

Posted in 1 by jgtejeda on agosto 24, 2009

Bild 183-1989-0517-034

En Enciclopedia sexual, de los Dres. Costler y Willy, 1939. ______ Nos placería agregar unas pocas palabras más respecto a las substancias y preparaciones afrodisíacas. Tenemos, en primer lugar, las cantáridas, o “mosca española” cuyo nombre científico es Lytta Vesicatoria…. La cantárida es un coleóptero, de resplandor oro verdoso… Para preparar las cantáridas…. se recogen en cañamazos, siendo luego anestesiadas con éter o cloroformo. Se las expone luego al sol o se las coloca en hornos, donde se destrizan hasta el polvo. Este polvo de cantárida es el ingrediente principal de los filtros de amor. Es una substancia particularmente peligrosa…. Citaremos, como curiosas referencias, casos de intoxicación cantaridina que Cabrol observó en Provenza a fines del siglo XVI. Algunas mujeres daban a sus maridos platos de cantáridas, con la esperanza de curarles la fiebre. Una de ellas notó que en el transcurso de dos noches su esposo realizó el coito ochenta y siete veces, enfermándose luego. Copuló tres veces más durante el examen médico…. La gangrena del pene no tardó en producirse, muriendo el hombre en breve tiempo. Estas noticias deben, desde luego, tomarse con las reservas debidas _________  texto sabroso, que con el pretexto de ofrecer placer nos deja llenos de terror: los 87 coitos en una sola noche son cosa posible, pero cuidado, que viene la gangrena del pene (pesadilla total) aun cuando durante los exámenes médicos se añadan tres más al record. Ojo con las cantáridas.  ________ foto de nudismo en la RDA, del archivo federal alemán.

la montaña trágica

Posted in 1, arte, censura, cuerpo, deseo, duplicidad, erotismo masculino, sufrimiento by jgtejeda on agosto 22, 2009

leighton_sluggard

De Manuel Vicent, en El País ___________ Thomas Mann: entre la belleza y el cieno …..  Puede que la vida de un lector se divida en dos: antes y después de haber leído La montaña mágica, de Thomas Mann…….. Desde su juventud hasta el final de sus días Thomas Mann llevó un diario que sólo pudo ser leído veinte años después de su muerte…… mientras Europa se preparaba para arder por los cuatro costados Thomas Mann anotaba en sus cuadernos los huevos escalfados del desayuno, los paseos, visitas, erecciones, miradas que no había podido reprimir en la espalda de un joven camarero, un tejido vital que alternaba con conferencias, panfletos, recepciones y homenajes que no le impedían seguir escribiendo novelas profundas, densas, bíblicas…… Escribir siempre con grandeza al borde del acantilado, entre la belleza y el cieno, entre la estética y la putrefacción era la cumbre que más le atraía……. A lo largo de su biografía habían quedado recuerdos de adolescentes envasados. Su primer amor fue un compañero de colegio, Armin Martens; luego William Timpe y a los que añadía bell boys de hoteles, camareros y otros bañistas de cualquier playa que se transformarían en el Tadzio perseguido por las miradas del escritor Gustav von Aschenbach en las galerías del Gran Hotel des Bains del Lido de Venecia….. El éxito social que el Premio Nobel le confirió y todos los homenajes que el escritor recibió, lejos de hacerlo libre, lo fueron trabando hasta impedirle manifestarse sin la máscara que el mundo esperaba de su respetabilidad. Su evolución física se puede contemplar a través de su álbum familiar. ….. Y así hasta que la muerte le visitó y fue recibida como la última coronación, sólo que ya no pudo anotarla en su diario. _______ siempre vale la pena leer a Manuel Vicent, también a veces, aún hoy, a Thomas Mann. En el alemán se construyen simultáneamente dos mundos, el del deseo imposible de expresar y el del sólido prestigio artístico. Ya lo esboza él en los Buddenbroks cuando muestra las dos ramas de la familia, la nórdica y estricta por un lado, y por otro la septentrional y apasionada, de piel morena y temperamento artístico…. El conducto que en el mundo clásico hubiera unido estos universos opuestos parece estar embozado por un atado de trapos y preceptos cristianos o burgueses o idealistas, y nuestro hombre se ve obligado a habitar entonces en dos casas de similares dimensiones, una con forma de palacio, otra con aspecto de sótano, una a la vista, esplendorosa y firme, y la otra escondida bajo la propia vergüenza a la manera de un pantano o una cloaca…. y sin embargo cada uno de estos mundos negaba y potenciaba eficazmente al opuesto: grandes éxitos, intensos deseos y un sufrimiento garantizado de por vida. ________ escultura de sir Frederick Leighton

el cuerpo florece y se degrada

Posted in 1, cuerpo, mitología, muerte, religión by jgtejeda on agosto 14, 2009

%C3%89douard-Henri_Avril_%2826%29

Jean-Pierre Vernant ________ …el cuerpo madura y alcanza su plétora en la plenitud de la vida, después, llegada la vejez, se altera, debilita, afea y degrada antes de hundirse para siempre en la noche de la muerte…. Todos los días, en todo momento, esta muerte está allí, agazapada en la vida misma como el rostro oculto de una condición de existencia donde se encuentran asociados, en una mezcla inseparable, los dos polos opuestos de lo posityivo y lo negativo, del ser y su privación……    Así, pues, para los griegos arcaicos la desgracia de los hombres no proviene del hecho de que el alma, divina e inmortal, se encuentre dentro de ellos aprisionada en el recinto de un cuerpo material y perecedero, sino de que su cuerpo no es plenamente uno, no posee, de manera plena y definitiva, ese conjunto de poderes, cualidades y virtudes activas que confieren a la existencia de un ser singular la consistencia, el esplendor, la perennidad de una vida en estado puro, totalmente viva, una vida imperecedera, por cuanto exenta de todo germen de corrupción, aislada de lo que podría, desde dentro y desde fuera, oscurecerla, marchitarla y aniquilarla. ____________ siendo así las cosas ¿cómo se comporta el cuerpo de unos dioses inmortales? La mitología clásica construye unos dioses teñidos de humanidad, es decir dioses con deseos para sí mismos, distintos del Dios hebreo y cristiano, que sólo parece tener deseos para nosotros lo mortales, es decir misiones que se nos asignan. Las divinidades de Grecia o Roma se enamoran, desean a otros seres, despliegan -o no- actividades eróticas con ellos, se encolerizan, pelean, se odian, se perdonan. Pero el deseo implica al cuerpo, y el cuerpo es esencialmente orgánico, es decir que lleva en sí la marca de la muerte, jamás se está quieto en su constitución, el cuerpo es una suma de variantes que finalmente desemboca en esa negra noche de los muertos. Los dioses buscan el placer, y eso es porque no viven en una eterna felicidad, sino más bien en el Olimpo, que es como una First Class. Y además, no deben soportar el continuo murmullo del cuerpo cambiante, de la muerte como carga identitaria. ____________ilustración de Édouard-Henri Avril

Tagged with: , ,