agradable

la montaña trágica

Posted in 1, arte, censura, cuerpo, deseo, duplicidad, erotismo masculino, sufrimiento by jgtejeda on agosto 22, 2009

leighton_sluggard

De Manuel Vicent, en El País ___________ Thomas Mann: entre la belleza y el cieno …..  Puede que la vida de un lector se divida en dos: antes y después de haber leído La montaña mágica, de Thomas Mann…….. Desde su juventud hasta el final de sus días Thomas Mann llevó un diario que sólo pudo ser leído veinte años después de su muerte…… mientras Europa se preparaba para arder por los cuatro costados Thomas Mann anotaba en sus cuadernos los huevos escalfados del desayuno, los paseos, visitas, erecciones, miradas que no había podido reprimir en la espalda de un joven camarero, un tejido vital que alternaba con conferencias, panfletos, recepciones y homenajes que no le impedían seguir escribiendo novelas profundas, densas, bíblicas…… Escribir siempre con grandeza al borde del acantilado, entre la belleza y el cieno, entre la estética y la putrefacción era la cumbre que más le atraía……. A lo largo de su biografía habían quedado recuerdos de adolescentes envasados. Su primer amor fue un compañero de colegio, Armin Martens; luego William Timpe y a los que añadía bell boys de hoteles, camareros y otros bañistas de cualquier playa que se transformarían en el Tadzio perseguido por las miradas del escritor Gustav von Aschenbach en las galerías del Gran Hotel des Bains del Lido de Venecia….. El éxito social que el Premio Nobel le confirió y todos los homenajes que el escritor recibió, lejos de hacerlo libre, lo fueron trabando hasta impedirle manifestarse sin la máscara que el mundo esperaba de su respetabilidad. Su evolución física se puede contemplar a través de su álbum familiar. ….. Y así hasta que la muerte le visitó y fue recibida como la última coronación, sólo que ya no pudo anotarla en su diario. _______ siempre vale la pena leer a Manuel Vicent, también a veces, aún hoy, a Thomas Mann. En el alemán se construyen simultáneamente dos mundos, el del deseo imposible de expresar y el del sólido prestigio artístico. Ya lo esboza él en los Buddenbroks cuando muestra las dos ramas de la familia, la nórdica y estricta por un lado, y por otro la septentrional y apasionada, de piel morena y temperamento artístico…. El conducto que en el mundo clásico hubiera unido estos universos opuestos parece estar embozado por un atado de trapos y preceptos cristianos o burgueses o idealistas, y nuestro hombre se ve obligado a habitar entonces en dos casas de similares dimensiones, una con forma de palacio, otra con aspecto de sótano, una a la vista, esplendorosa y firme, y la otra escondida bajo la propia vergüenza a la manera de un pantano o una cloaca…. y sin embargo cada uno de estos mundos negaba y potenciaba eficazmente al opuesto: grandes éxitos, intensos deseos y un sufrimiento garantizado de por vida. ________ escultura de sir Frederick Leighton

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: