agradable

marco aurelio: no hay para tanto pero igual me gusta

Posted in alimentos, autores, continencia, filosofía, placer by jgtejeda on agosto 1, 2009

venereum in edificio privato_Pompei_Napoles

Marco Aurelio: ….uno puede hacerse la idea (fantasía) sobre los alimentos cocinados y comestibles semejantes, que éste es el  cadáver (nekros) de un pez (ictios), aquél el cadáver de un pájaro (ornithos) o un cerdo, y asimismo que el Falerno (falernos) es zumo de uva, y que un manto de púrpura son pelos de oveja empapados con la sangre (aimatíos) de una concha; y respecto al acto sexual (synousían), que es frotación (paratripsis) del intestino (enteriou) y secreción (ekkrisis) de moquillo (muxariou) con algún espasmo (spasmou). (M. Aurelio, Meditaciones, libro VI, trad. de Bartolomé Segura para Alianza, los paréntesis con la palabra griega son agregados ahora) _________ el término sexo o sexual no aparece en los textos griegos, y Marco Aurelio pese a ser emperador romano prefiría el griego para la escritura de textos. Utiliza el término synousía. Palabra no emparentada ni con afrodisia, ni con eros (términos específicos de la cópula), y tiene un sentido más amplio o vago de reunión, de juntarse, relacionarse, etc. Siguiendo a Veyne, Le Goff sostiene que en este texto de Marco Aurelio está ya presente la renuncia a la carne que será identitaria en el cristianismo medieval, la renunciación, la represión del instinto. Y el propio Foucault va por ahí. Pero francamente yo veo otra cosa: lo que aparece en Marco Aurelio es  aquella distancia hacia la vida que es característica de quien medita acerca de la muerte, un tono de que finalmente ni los banquetes ni los honores ni los amores (las cosas más codiciadas por los humanos) son tan importantes en sí mismos, que se trata de asuntos simples y materiales sometidos a un cambio permanente, a un reciclaje que culmina siempre en la corrupción y en la nada. Los estoicos manejan, es verdad, la lógica cristiana (también oriental) depresiva y distante, lejana a los entusiasmos y avideces de los seres vivos. Es decir, que aunque nos guste no hay para tanto, y que ya que vamos a morir empecemos a morir un poco desde ahora desconfiando de nuestros apetitos absurdos…. Lo que no impidió a Marco Aurelio, pese a su amnargura filosófica, dirigir un imperio, llevar la púrpura, guerrear durante años, copular y participar en banquetes. Poco tiene que ver esto con la saña antierótica que se desencadena a partir de la aceptación universal de las ideas de San Pablo sobre la castidad como ideal y la sexualidad como un mal profundo. Una cosa es advertir que no somos nada en este mundo cruel y aconsejar moderación, otra muy distinta crear sistemas institucionales para impedir a través del miedo, la culpa, el escarnio, la cárcel y la hoguera que las personas disfruten de su cuerpo como les parezca dentro de un marco razonable de respetos.  ____________ pintura mural pompeyana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: